Factores desequilibrantes y problemas

Son muchos los factores que pueden perturbar el equilibrio natural de la flora protectora de la zona vaginal. Si esas perturbaciones alcanzan proporciones excesivas, la flora ya no está en condiciones de adaptarse, lo que puede dar lugar a infecciones vaginales. Los factores que pueden afectar al equilibrio natural son, entre otros:

Fluctuaciones hormonales durante

Actividades diarias

La perturbación del entorno ácido en la zona íntima facilita la reproducción de bacterias dañinas. Esto puede provocar un desequilibrio en la flora vaginal que puede ocasionar molestias vaginales. Si notas picores, flujo excesivo o dolor al orinar, es posible que tengas una infección vaginal.

Infecciones vaginales

Una infección vaginal es una inflamación de la vagina caracterizada por hinchazón, enrojecimiento, calor, dolor y un flujo vaginal anormal. La causa puede ser un crecimiento excesivo de bacterias u hongos.
Existen muchos tipos de infecciones vaginales, cada uno de los cuales provoca síntomas diferentes.
Las infecciones más comunes incluyen:

Vaginosis bacteriana (VB)

La vaginosis bacteriana (VB) es una afección que aparece cuando existe un desequilibrio entre los diferentes tipos de bacterias presentes en la flora vaginal y cuando se produce un crecimiento excesivo de bacterias dañinas en combinación con un aumento del pH. La VB es la causa más frecuente de flujo vaginal y afecta a hasta una de cada tres mujeres y hasta el 20 % de las mujeres embarazadas.1

Los síntomas de la VB incluyen un flujo grisáceo acuoso que en ocasiones presenta un olor desagradable (a pescado). Este flujo a menudo se intensifica después del periodo o de mantener relaciones sexuales. La VB generalmente no provoca irritación o picor. Ten en cuenta que no siempre va acompañada de síntomas y que muchas mujeres la pueden padecer sin saberlo.

Infección por levaduras (candidiasis)

Las levaduras son unos hongos presentes de forma natural en la vagina. Normalmente, se encuentran en cantidades pequeñas. La candidiasis es una infección causada por el crecimiento excesivo de células de levaduras en la vagina. Aunque este tipo de infección es común y fácil de tratar, puede ser muy desagradable.

Los síntomas de una infección por levaduras incluyen un flujo espeso, blanco y grumoso que, al contrario que en la VB, es inodoro. La mayoría de las mujeres sienten picor y dolor vaginal y una sensación de ardor al orinar o mantener relaciones sexuales.

Conviene saber que una cierta cantidad de flujo vaginal es perfectamente normal. Las paredes vaginales y el cuello uterino contienen glándulas que producen una pequeña cantidad de líquido que ayuda a mantener la vagina limpia. Este líquido normal suele ser transparente o de un color blanco lechoso y no presenta un olor desagradable. El flujo vaginal normal es más espeso en momentos concretos del ciclo menstrual (especialmente durante la ovulación), durante la lactancia o durante la excitación sexual.

Sin embargo, si observas un cambio en el flujo, un olor desagradable o sangrado o dolor vaginal, consulta a tu médico o ginecólogo.

Los productos Lactacyd respetan la acidez natural de la vagina, puesto que están enriquecidos con ácido láctico natural y presentan un pH ácido equilibrado.