Equilibrio natural

Las mucosas vaginal y vulvar son tejidos extremadamente sensibles. El déficit o el exceso de higiene o el uso de productos inapropiados pueden provocar un desequilibrio de la flora protectora de la zona íntima y causar irritaciones o infecciones.

Normalmente la vagina contiene muchos tipos distintos de bacterias; algunas se consideran “buenas” o “beneficiosas”, ya que sirven para mantener la vagina en buenas condiciones de salud, y otras se consideran “malas”, dado que pueden resultar dañinas. En la flora vaginal normal ambos tipos mantienen un delicado equilibrio.

Algunas actividades diarias inofensivas pueden influir en la resistencia natural de tu vagina. Por eso, la vagina necesita productos que no contengan jabones y que respeten las protecciones naturales de la zona íntima.