Adolescentes

Entre los deberes, las responsabilidades familiares y encontrar tiempo para los amigos, tener que enfrentarse a los cambios corporales puede resultar realmente estresante. Puedes tener la impresión de que todo está fuera de control, pero hay algunas cosas que puedes hacer.

Mi cuerpo

Cuanto mejor conozcas el funcionamiento de tu cuerpo, mejor podrás cuidarlo, y cuanta más información tengas, mejor sabrás interpretar los mensajes que te envía.

Durante la pubertad, a medida que tu cuerpo va alcanzando la madurez sexual, se producen grandes cambios. El pecho comienza a desarrollarse y empieza a crecer vello púbico. Es posible que te salgan granitos y en ocasiones puedes estar de muy mal humor (¡aj!). Tu cuerpo comenzará a producir secreciones vaginales y tendrás tu primera menstruación.

Secreciones vaginales

Las secreciones vaginales son normales. Debes entender que tu cuerpo las produce para limpiar e hidratar la vagina, y es muy positivo que lo haga. Si el revestimiento vaginal se mantuviese seco, habría más posibilidades de que sufrieses infecciones vaginales. (¡puaj!). La secreción normal es transparente, suave o cremosa, y tiene un olor muy ligero.

En ocasiones, si entra en contacto con tu ropa interior y con el aire, puede endurecerse un poco, pero no te preocupes: eso también es algo normal. Probablemente la secreción aumentará hacia la mitad de tu ciclo menstrual, un par de semanas después de tu periodo, que es cuando estás ovulando (cuanto tu ovario libera un óvulo).

Primera menstruación

En general, la primera menstruación se produce en torno a los once o los doce años, pero puede suceder en cualquier momento entre los ocho y los dieciséis. No te preocupes si te llega el periodo antes o después que a tus amigas, cualquier momento en esa franja de edad es perfectamente normal.

Un ciclo menstrual es el periodo comprendido entre el primer día del periodo y el primer día del siguiente. En general, un ciclo dura en torno a un mes (la media es de 28 días, pero puede ser más o menos prolongado). Lo que segregas durante el periodo es el revestimiento uterino, sangre y los tejidos que se construyen durante la fase fértil del ciclo mensual. El flujo menstrual puede ser escaso, abundante o un término medio. Incluso puede que la sangre menstrual presente un color distinto según el momento del periodo, como un color rosa o un rojo más oscuro. Puede ser abundante durante el primer y el segundo día, para disminuir posteriormente.

Los periodos suelen durar entre tres y cinco días, pero pueden ser más cortos o más largos. También es normal que la duración no sea la misma cada mes, sobre todo durante los primeros años.

Cuidado íntimo

Los embarazosos olores de la secreción vaginal o la menstruación pueden hacer que te sientas insegura, pero una buena higiene íntima puede ayudarte a que te sientas fresca y con confianza. Debido a nuestra especial anatomía reproductiva, las chicas tenemos necesidades higiénicas específicas. Cualquier chica puede tener en ocasiones olores, secreciones vaginales, picores o sequedad. Y, además, los vaqueros ceñidos y la ropa interior ajustada pueden ser sexis, pero también impiden la circulación del aire, lo que puede producir roces o irritación.

Por ello, es importante utilizar un producto específicamente diseñado para el cuidado íntimo. Un gel de higiene íntima como Lactacyd que limpia y refresca de forma agradable tu zona íntima. Incluye ingredientes suaves, no contiene jabones y está enriquecido con ácido láctico.

La vagina produce ácido láctico de forma natural para preservar su salud evitando la proliferación de bacterias dañinas. Asimismo, favorece el mantenimiento de un adecuado equilibrio del pH, al actuar como defensa frente a irritaciones, picores, dolores e infecciones. A diferencia de la mayoría de jabones y geles de ducha, Lactacyd posee un pH equilibrado que respeta el equilibrio natural de tu zona íntima.

Lava tu zona íntima al menos una vez al día. No necesitas lavarte internamente, porque tu vagina tiene su propio mecanismo de higiene, por lo que solo debes limpiar las partes externas.